fun Global

Las luchas de los niños abandonados por la migración en el momento de COVID -19

Aravan es un pequeño pueblo en Kirguistán, a tiro de piedra de la frontera con Uzbekistán. Ubicado en la histórica ruta de la seda, en los últimos siglos ha visto un flujo interminable de comerciantes y comerciantes que pasan buscando oportunidades e intercambios. En sus afueras, no lejos de los petroglifos que datan del siglo I a. C., corre la difícil vida de dos niñas, Tolgonai (14) y Aisuluu (17).

Migración, niños y COVID-1

Dos niñas kirguises caminan en el centro de Bishkek.
En los últimos años, las dos niñas lucharon por mantener una vida normal, logrando que los fines se reunieran cada mes solo a través del apoyo financiero enviado por su madre y su hermano mayor que habían emigrado. a Rusia. Sin embargo, la abrupta pérdida de remesas, debido a la emergencia de COVID 19, intensificó aún más las difíciles relaciones con su padre que sufre de alcoholismo crónico en medio de la violencia y los abusos. La vida se volvió más angustiosa que nunca, y solo pudieron seguir pasando ocasionalmente por caridad y asistencia alimentaria.

Este fue el momento en que Akchach, uno de los psicólogos del “Centro para el Desarrollo y Protección de Poblaciones Vulnerables” apoyado por UNICEF en el marco del proyecto de la UE “Proteger a los niños abandonados por la migración”, entró en sus vidas ofreciendo un Muy necesario apoyo y ayuda concreta.

“Al principio, el apoyo se basaba en asistencia psicológica remota por teléfono para consolarlos y reconstruir, al menos parcialmente, su confianza en sí mismos”
Migración, niños y COVID-19


Dos niñas kirguises caminan en el centro de Bishkek.
El siguiente paso fue proporcionarles un espacio seguro en el vecino “Centro de Crisis”, donde podrían llevar una vida sin violencia y continuar sus estudios. Paralelamente, el procedimiento legal para asignar un tutor legal dentro de la familia extensa se inició con el tribunal local a través del Ministerio de Trabajo y el Departamento Social.

Según las estimaciones de 2019, en Kirguistán hay más de 250,000 niños abandonados por los padres migrantes, con 120,000 de ellos separados de ambos padres. La actual pandemia de COVID-19, desafortunadamente, ya ha demostrado que les dificulta aún más la vida y los expone a mayores riesgos de violencia. Por esta razón, UNICEF está aumentando su apoyo para asegurarse de que cada niño tenga un adulto responsable y responsable listo para proteger su mejor interés. Al mismo tiempo, se ha lanzado una evaluación rápida para evaluar los desafíos específicos que surgen de la crisis COVID -19 en cooperación con la OIM y será la base para futuras intervenciones específicas.

Cuando se les preguntó sobre sus esperanzas y temores, Tolgonai y Aisuluu acordaron firmemente su decisión de no volver con su padre para evitar más violencia y abuso. Al mismo tiempo, expresan su preocupación por ser juzgados negativamente por sus familiares, una decisión difícil que deberán tomar con el apoyo de psicólogos especializados y trabajadores sociales. Si bien el proyecto ha llegado hasta ahora a más de 1,200 niños, se invertirán esfuerzos continuos en el diseño de soluciones estructurales.

Migración, niños y COVID-19

Dos niñas kirguises caminan en el centro de Bishkek
Overall, mientras que el presente de Tolgonai y Aisuluu parece tan incierto que al menos se sienten cómodos con el apoyo que reciben y miran su futuro con más optimismo y esperanza.

Se han cambiado los nombres de las dos niñas para proteger su identidad.

Facebook Comments Box

Leave a Reply

Your email address will not be published.